El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Desde la Biblioteca Juventud Unida señalan hacia la comisión anterior y la IPJ por la grave situación institucional

El actual presidente de la Biblioteca Popular Juventud Unida de la ciudad de Oliva, Jorge Suárez, dialogó con El Diario de Oliva sobre la realidad de la institución.

Oliva 13 de julio de 2021 Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
biblioteca 2

El actual presidente de la Biblioteca Popular Juventud Unida de la ciudad de Oliva, Jorge Suárez, dialogó con El Diario de Oliva sobre la realidad de la institución.

Al principio del diálogo, Suarez hizo un racconto de lo sucedido desde la asunción de funciones a fines de 2019.

“Como es de público conocimiento, la actual Comisión Directiva asumió sus funciones el 23 de diciembre de 2019 en Asamblea constituida para tal fin, labrándose el acta Nº 82 con la nómica completa de integrantes de la actual comisión, sin observación alguna por parte de los socios participantes o de las anteriores autoridades también presentes en el lugar, quienes guiaron y supervisaron la asamblea, (Presidente Guillermo Fonseca, Vicepresidente Martín Chacón (escribano) y  la Secretaria Regina Aguirre”.

“Al inicio del año 2020 la anterior secretaria presenta una denuncia infundada ante Inspecciones Jurídicas de la Provincia que trabó muchas de las acciones que debíamos realizar. Recién el 10 de diciembre de 2020 (después de muchos reclamos e intervención de nuestra asesora letrada, IPJ desestima la denuncia ante las pruebas presentas por nuestra Comisión, constituyéndonos en ese momento como autoridades democráticamente elegidas” remarcó Suárez.

“Por otro lado, el anterior presidente, el señor Fonseca, no cumplimentó con sus obligaciones de transferencia de la Institución a las nuevas autoridades, ya que no tramitó ante Inspecciones Jurídicas el cambio de representatividad Legal y vinculación a través del Ciudadano Digital a mi persona, por lo que, hasta el presente, no tengo acceso a las bases digitales de la Institución”.

“Este trámite que el señor Fonseca jamás realizó a pesar de los insistentes reclamos efectuados, incluyendo el envío de carta documento, la cual no tuvo respuesta alguna, ha afectado a la Institución con innumerables inconvenientes en lo legal y en lo económico lo que ha impedido efectuar trámites ante organismos gubernamentales y no gubernamentales, para el otorgamiento de planes y subsidios que comúnmente los organismos oficiales entregan (CONABIP principalmente) que redundan en pérdidas  económicas para esta Biblioteca” lamentó.

“Además, como hecho fundamental, no podemos regularizar la situación Institucional ante la masa societaria e Inspecciones Jurídicas, como ser la aprobación de los balances 2018, 2019 y 2020 los cuales ya están aprobados por el Colegio de Ciencias Económicas de la Provincia.  Es de destacar que ante los organismos oficiales la nómina de las anteriores autoridades de la Biblioteca aún figura en las bases y registros de Inspecciones Jurídicas quien no resuelve esta irregularidad a pesar de las constantes denuncias que hemos realizado.

Suárez planteó que no son atendidos en la IPJ en forma presencial por el protocolo establecido, “no dando lugar a nuestro lógico pedido, siendo una falencia legal que se está cometiendo por la falta de análisis del caso en particular”.

Por otra parte, el presidente de la Biblioteca Popular Juventud Unida lamentó la situación actual y reclamó la normalización institucional a nivel provincial.

“En consecuencia, somos autoridades legalmente constituidas, pero no reconocidas a través de Inspecciones Jurídicas lo que hace que nuestra institución se enmarque con numerosas morosidades en los aspectos legales como el hecho de no tener los balances aprobados, reitero, balances que solo nos falta ponerlos a consideración de nuestros socios ya que fueron aprobados por el Colegio de Ciencias Económicas de la Pcia. (años 2018 y 2019 de la anterior gestión y 2020 de esta)”.

“Por último, sumamos a lo antes expuesto, el hecho de no podemos citar a una asamblea para elección de nuevas autoridades, impidiendo así que otros socios tengan la oportunidad de guiar los pasos de la Biblioteca” sentenció Suárez. “Nuestra intención fue, es y será brindar lo máximo para esta institución con más de noventa años de vida en Oliva. Hechos externos derivados de la mediocridad de algunos actores sociales, no nos permiten avanzar con la celeridad que deseamos, pero continuaremos por la senda del trabajo y superación hasta tanto se resuelvan los inconvenientes antes mencionados”.

Sigue leyendo

Lo más leído

Suscripción gratuita al Diario de Oliva