El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Diez mil veces esperanza en Oliva: Breve editorial en reconocimiento tras un logro histórico

Esta mañana en el Salón de ATSA, un grupo de trabajadores de la salud continuaron su labor de inyectar esperanza en una sociedad aún atemorizada por una pandemia que trastocó vidas, familias y economías. 

Oliva 17 de julio de 2021 Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
680500d5-9f30-4fc1-962e-c3dbc0ac290f

Esta mañana en el Salón de ATSA, un grupo de trabajadores de la salud continuaron su labor de inyectar esperanza en una sociedad aún atemorizada por una pandemia que trastocó vidas, familias y economías. 


Pero la diferencia estaba radicada en la inoculación de la dosis 10.000, un número simbólico que representa el trabajo denodado que desde diciembre de 2020 – cuando inició el proceso de inmunización en Oliva- un equipo de héroes tomó la determinación de aportar a una de las mayores gestas sociales y humanas de nuestra joven ciudad.


El registro fotográfico y multimedia de ese instante deja ver los rostros cansados pero satisfechos; claro, no fue fácil, noches, días cargados de llamados, procedimientos, planillas y lágrimas. Pero un fuego interior más poderoso que la misma muerte, que amenaza detrás de este virus que no entiende de paz, se apoderó de ellos. 


Es claro que los miedos avizorados en las consecuencias a largo plazo de lo que esta furibunda pandemia entregue deberán ser analizado y pormenorizado en otra instancia de análisis. Hoy no, ahora no.


Hoy, esta editorial está dedicada a los que dieron un paso adelante, a los que dijeron yo estoy disponible, que trazan una sonrisa de alivio al padre, a la madre, al abuelo de todos, al olivense, a nuestra Patria Chica, a nuestra ciudad. 


Hoy el amanecer está cerca, Dios en su misericordia se deja ver en cada mano firme, en cada vacuna aplicada, en cada silla dispuesta ordenadamente en el salón, en cada viaje de ambulancia, en cada abrazo a la distancia dibujando un corazón, una esperanza, un “de esta salimos entre todos”. 


También el horizonte de la nueva normalidad que trazaremos juntos es acompañado por los héroes anónimos que deciden respetar, quizás renunciar a sí mismos, a una salida, una juntada, pensando que ese granito de arena puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.


Claro, también del otro lado estarán las mezquindades, la búsqueda de ventajas políticas, los cobardes, los que no quisieron ni querrán socavar lo propio en beneficio del bien común, ni con una tragedia que apagó hasta el momento la vida terrenal de 56 amigos y familiares de todos. 


Este mensaje es para ellos, los que ofrendan algo eterno pero que no vuelve: su tiempo. 

Sigue leyendo

Lo más leído

Suscripción gratuita al Diario de Oliva