El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Condenan a un hombre de Dalmacio Vélez por abusar sexualmente de una menor de 13 años

El juez Félix Martínez le impuso ayer una pena de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo a un jujeño que se aprovechó de la inmadurez sexual de una menor con la que mantuvo una relación de pareja que fue consentida por la víctima, aunque para la legislación argentina se trata de un delito.

Judiciales 10 de septiembre de 2021 Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
Tribunales de Villa María
Tribunales de Villa María.

El juez Félix Martínez le impuso ayer una pena de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo a un jujeño residente en Dalmacio Vélez Sarsfield que se aprovechó de la inmadurez sexual de una menor con la que mantuvo una relación de pareja que fue consentida por la víctima, aunque para la legislación argentina se trata de un delito.

Al cabo de un juicio de trámite abreviado, realizado por videoconferencia en la Cámara del Crimen local, Marcos Jesús Córdoba (21) fue declarado autor penalmente responsable de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal con aprovechamiento de la inmadurez sexual de la víctima”, “amenazas calificadas por uso de arma”, “agresión con arma impropia” y “amenazas”, cronicó en su edición de hoy El Diario de Villa María. 

Córdoba, nacido en Ledesma, provincia de Jujuy, el 21 de junio de 2000, pero con último domicilio en la vecina localidad de Dalmacio Vélez Sarsfield, confesó todos los hechos delictivos que se le atribuían y por los que se encuentra privado de la libertad desde el pasado 21 de enero.

Sin embargo, el más grave de los ilícitos por los que fue condenado se produjo entre febrero y abril de 2020, cuando se puso de novio con una chica de 13 años, con la que mantuvo relaciones sexuales que fueron consentidas por la menor.

 Qué dice la ley

De todos modos, el Código Penal de la Nación reprime con hasta seis años de cárcel a una persona mayor de 18 años que tenga cualquier tipo de vínculo sexual con otra menor de 16, aunque entre ambos haya acuerdo para consentir el acto. Es la figura legal que antiguamente se conocía con el nombre de “estupro”.

Al respecto, el artículo 120 de la citada norma establece que “será reprimido con prisión de tres a seis años el que realizare algunas de las acciones previstas en el segundo o en el tercer párrafo del artículo 119 con una persona menor de 16 años, aprovechándose de su inmadurez sexual, en razón de la mayoría de edad del autor, su relación de preeminencia respecto de la víctima, u otra circunstancia equivalente, siempre que no resultare un delito más severamente penado”.

La confesión lisa y llana de los hechos por parte de este joven convicto primario permitió que se concretara un acuerdo al que previamente habían arribado el fiscal de Cámara, Francisco Márquez, y la abogada defensora Myriam Raquel Terreno, oriunda de Las Perdices, con respecto a la pena que iban a solicitar en sus alegatos.

 

Los otros hechos

Además del abuso sexual de la menor, Córdoba fue condenado por otros tres hechos delictivos ocurridos entre la tarde y la noche del 21 de enero de este año, también en Dalmacio.

Alrededor de las 19 de aquel jueves, el jujeño llegó en una moto a la cancha de fútbol 5 ubicada en la esquina de 9 de Julio y Eva Perón de Dalmacio, donde se encontraba la menor. Luego de llamarla, la chica se acercó y le dijo que no quería saber más nada con él, ante lo cual Córdoba le arrojó una botella de cerveza vacía que impactó al lado de sus pies, aunque no llegó a lesionarla.

Ese mismo día, pero a eso de las 21, el iracundo sujeto se hizo presente en la casa de la menor y les exigió a sus padres que quería verla. Luego que la pareja le pidiera reiteradamente que se retirara, Córdoba los amenazó, diciéndoles: “Ya los voy a agarrar en la calle y los voy a cagar a trompadas; los voy a hacer remil cagar”.

Finalmente, poco antes de la medianoche de ese 21 de enero, el joven mantuvo una violenta discusión con su hermano Gonzalo en la vivienda familiar, lo que motivó la presencia de un efectivo policial en el lugar. Y en presencia del uniformado, advirtió a viva voz: “Lo voy a abrir de punta a punta; lo voy a matar a ese hijo de puta”, mientras empuñaba una cuchilla de cocina de 30 centímetros de largo.

Sigue leyendo

Lo más leído

Suscripción gratuita al Diario de Oliva