El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Dos personas condenadas por hurto de ganado en James Craik

Se trata de Mario Alberto Ledesma (47) y Claudio Arce (44), quienes recibieron penas de tres años de prisión, el primero de cumplimiento efectivo y su compañero de andanzas de ejecución condicional (es decir, en suspenso).

Judiciales 17 de junio de 2020 Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
Tribunales de Villa María
Tribunales de Villa María

Un tambero oriundo de Bell Ville y un peón de campo nacido en la provincia de Santa Fe fueron condenados ayer en la Cámara del Crimen de Villa María, al cabo de un juicio realizado por videoconferencia al que llegaron acusados de “abigeato calificado” (hurto de ganado mayor) en la zona rural de James Craik, cronicaba el matutino El Diario de Villa María en su edición de hoy. 

Se trata de Mario Alberto Ledesma (47) y Claudio Arce (44), quienes recibieron penas de tres años de prisión, el primero de cumplimiento efectivo y su compañero de andanzas de ejecución condicional (es decir, en suspenso).

 
Ledesma, alias “Toto”, fue declarado autor penalmente responsable del delito de “encubrimiento agravado reiterado” (cuatro hechos), mientras que Arce fue hallado culpable de “estelionato” y pudo mantener la libertad.

La audiencia de debate se realizó a través del sistema de videoconferencia desde dos puntos de la ciudad: en el recinto ubicado en el quinto piso de Tribunales se dieron cita el juez Félix Martínez, el fiscal Francisco Márquez, la asesora letrada Silvina Muñoz los abogados cordobeses Nicolás Villafañe y Juan Duarte y el coimputado Arce, mientras que Ledesma siguió las deliberaciones desde la cárcel de barrio Belgrano.

La falta de pruebas contundentes impidió que ambos convictos fueran condenados como coautores de “abigeato agravado”, la calificación legal original dispuesta por la fiscal de Oliva que instruyó la causa, Mónica Biandrate.

Sin embargo, los elementos colectados en el expediente posibilitaron declarar la culpabilidad de Ledesma en cuatro hechos de “encubrimiento calificado” y la de Arce por uno de “estelionato”, una de las tantas formas de defraudación descriptas por el Código Penal de la Nación.

Qué dice la ley

Dicha norma tipifica algunos delitos considerados “agrarios” porque han sido definidos como “aquellos que se cometen en el campo respecto de bienes o situaciones que allí se producen en relación con la explotación agropecuaria”.

Quien comete el delito de “estelionato” vende un bien que hace pasar como propio. Se trata de un delito común, por lo que el sujeto activo puede ser cualquier persona que no sea el propietario del bien.

En tanto, el “abigeato” (hurto de ganado) es una figura tradicional conocida como “cuatrerismo”, que no ha perdido vigencia, ya que se registra un aumento de casos en el último tiempo.

La Ley 25.890, del año 2004, incorporó al Código Penal el Capítulo II bis “Abigeato” dentro de los delitos contra la propiedad. Es un delito doloso, está tipificado de manera independiente del hurto y del robo, y tiene agravantes propios.

El delito de “abigeato” se configura cuando alguien se apodera ilegítimamente de una o más cabezas de ganado mayor (bovino o equino) o menor (ovino, caprino o porcino) total o parcialmente ajeno, ya sea que se encuentren en establecimientos rurales o también en ocasión de su transporte, desde el momento de su carga hasta el destino o entrega, incluyendo las escalas que se realicen durante el trayecto, y se fija una pena de dos a seis años de prisión.

La ley precisa que, a los efectos del Derecho Penal, se entiende por establecimiento rural todo inmueble que se destine a la cría, mejora o engorde del ganado, actividades de tambo, granja o cultivo de la tierra, a la avicultura u otras crianzas, fomento o aprovechamiento semejante.

 Los ilícitos por los que fueron juzgados Ledesma y Arce se produjeron a principios de marzo de 2014 y entre mayo y septiembre de 2015 en la zona rural de James Craik. Inicialmente, Ledesma estaba sospechado de haber sustraído varias cabezas de ganado en distintos establecimientos rurales craikenses para luego faenarlas.

Sin embargo, como no se pudo probar de manera fehaciente que haya sido el autor material de los hechos de “cuatrerismo”, finalmente fue condenado por “encubrimiento”, ya que en su domicilio, ubicado en la localidad de James Craik, se hallaron partes de los animales faenados.

En tanto, Arce fue hallado culpable de vender como propias algunas vacas pertenecientes a su patrón rural. Si bien pudo mantener la libertad, deberá cumplir una serie de reglas de conducta, como fijar domicilio, no ausentarse ni mudarse sin previa autorización del Tribunal de Ejecución y abstenerse de consumir bebidas alcohólicas y estupefacientes.

 

Otros detalles

Mario Ledesma nació en Bell Ville el 1 de septiembre de 1972 y al momento de ser detenido se ganaba la vida como trabajador rural y tambero.

En tanto, Claudio Arce nació en la localidad santafesina de Funes el 21 de abril de 1976 y es empleado rural.

Finalmente, cabe señalar que en esta causa también está implicado Claudio Daniel Pedernera, otro trabajador rural al que se le atribuye haber tenido una intervención en los hechos delictivos, pero solicitó una “probation” (suspensión del juicio a prueba) y evitó sentarse en el banquil

Te puede interesar

María Cecilia Nieto

Elevan a juicio a la exjueza de Faltas de Oliva María Cecilia Nieto por 26 presuntos delitos cometidos

Santiago Daniel Montoya
Judiciales 16 de junio de 2020

El fiscal de Delitos Complejos de la ciudad de Córdoba, Enrique Gavier, elevó a juicio la causa contra la exjueza de Faltas de Oliva María Cecilia Nieto (43) quien, en su desempeño como abogada, habría estafado a decenas de particulares falsificando resoluciones de entidades pública, según registró l matutino La Voz del Interior en su edición de hoy.

Lo más visto

Todas las Noticias del Diario