El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Despidieron al paramédico de Oliva al que donaron una moto: Me dijeron que esa ayuda los hacía quedar mal

Despidieron al paramédico de Oliva que conmovió a la ciudad y toda la provincia con su historia de compromiso laboral y servicio que lo llevó a viajar 100 kilómetros en bicicleta, ante el prolongado paro del transporte interurbano.

Oliva 01 de septiembre de 2020 Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
jeremias rojo
jeremias rojo

Despidieron al paramédico de Oliva que conmovió a la ciudad y toda la provincia con su historia de compromiso laboral y servicio que lo llevó a viajar 100 kilómetros en bicicleta, ante el prolongado paro del transporte interurbano que golpea fuerte.

El pasado 2 de julio, la empresa Dragón S.A decidió donarle una moto Brava 110 cc, cuya entrega se cristalizó el 8 de julio. Se pasó de la felicidad a una situación de injusticia laboral con motivos para el despido como mínimos llamativos. 

“Hoy me despidieron, es algo muy triste. Los motivos que me dieron fue que porque me dieron la moto eso hacia quedar mal a la empresa” refirió consultado por El Diario de Oliva.

“Otra cosa que me dijeron es que vivo en zona roja y puedo contagiar a mis compañeros” relató. El impacto entre conocidos y allegados es una mezcla de dolor e indignación ante esta nueva realidad que golpea nuevamente los sueños de progreso familiar que movilizaron aún al Ministerio de Desarrollo Social provincial, medios de alcance provincial y nacional en su momento.

Cabe resaltar que Jeremías estaba trabajando “en negro” en dicha empresa de emergencias en turnos de 12 horas, que cumplió sin faltar nunca. El joven es padre de dos hijos de 6 y 3 años que ahora necesitan de la ayuda y solidaridad de todos, y al correspondiente intervención de todos los estamentos estatales para que surja una fuente laboral digna. 

Amor por el prójimo en la práctica

Pero además del deber, Rojo con corazón generoso y solidario brinda asistencia como voluntario en el COE local, justo en esta época donde se sintió el sacudón del brote, con 10 personas fallecidas y unos 360 casos solo en Oliva. 

“Estoy atendiendo a los casos positivos y contactos estrechos. Cada palabra que la gente me dijo me llenó, gracias a Dios, siempre me dio las fuerzas. Un chico me escribió y me dijo, tu despido es el que nos duele a todos, por el sacrificio que hacías, no hay justificativo para tu despido, esas palabras me llegaron” afirma el profesional local no pudiendo todavía asimilar esta nueva realidad.

Unas sentidas palabras para sus excompañeros

Minutos después de confirmarse el despido, Rojo dejó posteadas unas sentidas palabras para sus compañeros que deja en dicha empresa, acompañado por fotos de los mismos. 

 

Mas allá de los motivos que me dieron.

No quería irme sin dedicarle unas palabras. A todo el personal de salud que esta al frente de batalla.

Donde cada vez trabajamos en situaciones límites.

Donde se demuestra la emergencia laboral en la que se atraviesa...

Y quedo demostrado. Que las grande victorias... Requieren grandes sacrificios...

¿Que si se dé decepciones? Pues claro. Todo el mundo las tiene.

¿Que si se dé alegrías?

La experimentó todos los días.

¿Que si conozco gente maravillosa?

Convivo a diario con ellas.

¿Que si me cruzo con gente mala?

Son necesarias para seguir creciendo.

¿Que si eh recibido las gracias por lo que hago?

Al menos una vez al día. (lo suficiente)

Pase por fríos, miedos, alegrías.

Experimente los mejores sentimientos de todo ser humano, y los peores.

Estuve cuando más me necesitaron. Y estuvieron cuando más los necesite.

Pensé en rendirme. Pero me di cuenta de que en rendirse, los que ganan son la gente mala.

De miles de formas trataran de destruirte.

Porque son seres sin luz, sin paz.

Y que no quieren quitarte lo tuyo. Simplemente quieren que nadie brille.

Y esta en uno seguir o no brillando.

Esta en uno seguir luchando....

Esta en uno dejar cosas buenas en la vida.

Sin tomar represalias. Porque de eso se trata de vivir la vida al máximo...

Exprimiendo los mejores sentimientos y energías.

Y dejar que la gente mala se destruya sola.

El que no quiere ser oprimido. Quiere ser opresor.

Y en estos tiempos. Donde el pulso social desborda.

Donde la situación sanitaria está desbordada.

Donde la emergencia sanitaria apremia.

Y donde la situación es aprovechada para cometer las peores atrocidades con total impunidad.

Hoy en día aprovecho. En dar las gracias. Y a seguir luchando. En el campo de batalla

 

Sigue leyendo

Lo más leído

Suscripción gratuita al Diario de Oliva