El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Imponen una condena de 3 años de prisión a un joven de Oliva por 16 delitos cometidos en 8 causas distintas

A requerimiento de la Fiscalía de Cámara y con acuerdo de la Defensa, la jueza Eve Flores de Aiuto le impuso ayer una pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo a un joven olivense que cometió 16 delitos, descriptos en ocho procesamientos diferentes.

Judiciales 22 de octubre de 2020 Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
De la Fuente
De la Fuente y la camarista Eve Flores, quien llevó adelante el juicio (FOTO: El Diario de Villa María).

A requerimiento de la Fiscalía de Cámara y con acuerdo de la Defensa, la jueza Eve Flores de Aiuto le impuso ayer una pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo a un joven olivense que cometió 16 delitos, descriptos en ocho procesamientos diferentes, cronicaba en su edición de hoy el matutino El Diario de Villa María

Al cabo de un juicio oral y público de trámite abreviado, realizado por videoconferencia, Ignacio David de la Fuente (23) fue declarado culpable de “amenazas reiteradas” (tres hechos), “lesiones leves calificadas”, “desobediencia a la autoridad reiterada” (tres hechos), “agresión”, “daño”, “lesiones leves”, “violación de las medidas adoptadas para impedir la propagación de una epidemia” (dos hechos), “violación de domicilio”, “hurto” y “resistencia a la autoridad reiterada” (dos hechos).

 
De la Fuente, nacido en Oliva y domiciliado en barrio Medalla Milagrosa de aquella ciudad, se encuentra privado de la libertad desde hace poco más de cuatro meses, luego de protagonizar un incidente de violencia de género en perjuicio de su expareja.

 

Interconectados

La audiencia se llevó a cabo en la sala que la Cámara del Crimen de Villa María posee en el quinto piso de Tribunales, donde se reunieron el fiscal Francisco Márquez y el abogado craikense (radicado en Oliva) Manuel Toledo; la magistrada presidió el debate desde su domicilio en la ciudad de Córdoba, mientras que el joven presidiario siguió las deliberaciones desde el Establecimiento Penitenciario Nº 5.

A poco de comenzado el proceso, De la Fuente admitió su responsabilidad penal en todos los hechos, circunstancia que posibilitó que el juicio se abreviara y que tanto el acusador público como el defensor solicitaran en sus alegatos la pena pactada previamente.

Las ocho causas por las que fue procesado son producto de los 16 delitos cometidos entre fines de 2019 y mediados de junio pasado, cuando finalmente fue arrestado por la Policía luego de incumplir una orden de acercamiento y amenazar a la madre de su pequeño hijo.

 

El martes 27, otra vez ante la justicia

Sin embargo, De la Fuente no terminó de saldar todas sus deudas con la Justicia, a tal punto que el próximo martes volverá a sentarse en el banquillo de los acusados de la Cámara villamariense por otros delitos, en el marco de una nueva causa en la que hay otros imputados (todos oriundos de la ciudad del Departamento Tercero Arriba) por varios delitos.

Desde el punto de vista policial y judicial, el nombre de este joven convicto comenzó a “sonar” hace algunos años, ya que estuvo vinculado con los miembros de una banda que se dedicaba a la venta de drogas en Oliva y James Craik.

A mediados de 2016 y luego de una minuciosa investigación, la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) realizó numerosos allanamientos, detuvo a varias personas y desbarató el accionar delictivo de la organización, con lo que se inició un proceso penal por “comercialización agravada de estupefacientes”, “tenencia simple de estupefacientes” y “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”.

Cinco de los ocho integrantes de aquella narcobanda olivense fueron condenados en los Tribunales de Villa María el 20 de febrero de 2018 y recibieron penas de ocho, siete y seis años de prisión efectiva.

La sanción más alta recayó en el padre del joven sentenciado en la víspera, Ignacio Mario de la Fuente (67), alias “Batifondo”, quien falleció el pasado lunes 12 de octubre en el Hospital Regional Pasteur, nosocomio al que había sido trasladado desde la cárcel de barrio Belgrano luego de haber contraído coronavirus.

Con respecto a aquella causa de drogas, Ignacio David no llegó a sentarse en el banquillo de los acusados junto a su padre porque algunos meses antes de la audiencia fue beneficiado con un pedido de “probation” (suspensión del juicio a prueba) a cambio de realizar tareas comunitarias.

Sigue leyendo

Lo más leído

Suscripción gratuita al Diario de Oliva