El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Un hombre de Oliva fue condenado por abuso sexual con acceso carnal y otros siete delitos más cometidos contra su esposa

Luis Domingo Fonseca (72) recibió una sanción de ocho años de prisión de cumplimiento efectivo.

Judiciales 16 de diciembre de 2020 Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
f800x450-35803_87249_9

Un empleado rural ya jubilado fue condenado ayer en la Cámara del Crimen de Villa María por un hecho de abuso sexual, aunque también cometió una serie de delitos en perjuicio de quien era su esposa, en el marco de una causa por violencia de genero, según publica el matutino El Diario de Villa María.

Luis Domingo Fonseca (72) recibió una sanción de ocho años de prisión de cumplimiento efectivo. El acusado confesó los hechos que se le atribuían, por lo que se reslizo el juicio bajo la modalidad de trámite abreviado. Es decir, sin receptar testimonios en la sala de audiencias ubicada en el quinto piso de los Tribunales locales.

Fonseca, quien ayer cumplió los años (nació en Oliva el 15 de diciembre de 1948), fue declarado autor penalmente responsable de “abuso sexual con acceso carnal”, “amenazas calificadas continuadas”, “coacción calificada continuada”, “coacción reiterada” (dos hechos), “amenazas reiteradas” (tres hechos), “tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil”, “privación ilegítima de la libertad doblemente agravada por el uso de amenazas y por la calidad de cónyuge” y “lesiones leves doblemente calificadas por el vínculo y por violencia de género”, delitos que tuvieron como única víctima a su esposa.

La camarista Edith Lezama presidió la audiencia en la que el fiscal Francisco Márquez, la asesora letrada Silvina Muñoz (representante de la mujer abusada y golpeada, quien se constituyó en la causa como querellante particular) y la abogada defensora Analía Nicolli habían acordado previamente pedir la misma pena si Fonseca admitía su responsabilidad penal.

En efecto, al momento de pronunciar sus alegatos las partes coincidieron en solicitar la condena finalmente impuesta por la jueza, quien además de imponerle una multa de 2.000 pesos, ordenó el decomiso de una escopeta marca Centauro que Fonseca utilizó para amedrentar a su pareja en uno de los muchos episodios de violencia de género que protagonizó el iracundo septuagenario.

Todos los hechos delictivos fueron perpetrados en Oliva: siete de ellos durante el año 2016, cuando víctima y victimario eran concubinos, y los dos restantes en 2019 (está preso desde el 19 de noviembre de ese mismo año), cuando ambos ya estaban casados legalmente.

 

La abogada al lado

Fonseca padece algunos problemas de salud, pero sobre todo una discapacidad auditiva muy severa, por lo que al comienzo de la audiencia se hizo difícil que el acusado entendiera lo que le decían la jueza, el fiscal, la Querella y la Defensa desde el recinto de la Cámara del Crimen, donde estaban reunidos, y conectados con la cárcel a través del sistema de videoconferencia.

Fue por eso que la abogada Nicolli pidió permiso para trasladarse al penal de barrio Belgrano y poder asistir presencialmente al acusado. Tras la autorización de Lezama, la letrada se fue hasta el Establecimiento Penitenciario Nº 5, donde le aclaró la situación a Fonseca, quien finalmente comprendió los alcances del proceso y la pena que le iban a imponer.

Por primera vez desde que se puso en marcha la modalidad de juicio por videoconferencia como consecuencia de la pandemia de coronavirus, un abogado del foro local pudo defender a su cliente personalmente.

Sigue leyendo

Lo más leído

Suscripción gratuita al Diario de Oliva