El Diario de Oliva El Diario de Oliva

Una mujer de Oliva reclamó por el despido de su ex pareja por no poseer certificado de buena conducta tras salir de la cárcel

Silvia Andrea Bogaert manifestó su descontento ante la situación que debió atravesar su exmarido, C.S., tras haber sido desvinculado de una empresa dedicada a la construcción vial con sede en Córdoba capital.

Oliva El miércoles Santiago Daniel Montoya Santiago Daniel Montoya
multimedia.normal.979e0c11c859ae9e.43c3a17263656c2056696c6c61204d6172c3ad612062792056696c6c61204d615f6e6f726d616c2e6a7067

Silvia Andrea Bogaert manifestó su descontento ante la situación que debió atravesar su exmarido, C.S., tras haber sido desvinculado de una empresa dedicada a la construcción vial con sede en Córdoba capital.

Ambos, radicados en Oliva, fueron condenados por “encubrimiento” y se encuentran por estos momentos en el período de libertad condicional, motivo que impide tener un certificado de buena conducta. En ese marco, la mujer expuso su preocupación ante los colegas del Diario de Villa Maria. 

“Estuvimos presos bajo la carátula de ‘asociación ilícita’. El 18 de diciembre de 2019 ‘volvemos a casa’. Salimos con una carátula de encubrimiento porque no se pudieron determinar los roles, los momentos y los tiempos... fueron cosas mal hechas por parte de la Justicia”, anticipó.

Asegurando que pasaron un año y 10 meses en contexto de encierro en el Establecimiento Penitenciario Nº 5, ubicado en Villa María, Bogaert manifestó que durante su estadía aprovechó para realizar diversos cursos de extensión universitaria.

“Adentro tuvimos que adaptarnos al sistema, es una cárcel neta de conducta, lo cual no fue nuestro problema. El (I.S.) tenía su trabajo de toda la vida en blanco, desde los 19 trabajaba, siempre trabajó en obras similares, y tenía una trayectoria de 15 o 17 años en blanco”.

Respecto a la capacitación obtenida, la mujer oriunda de Oliva refirió que tal conocimiento “fue como un abrecabezas”: “Hay cosas que son muy anticonstitucionales y uno piensa que es parte del sistema también esa cuestión. El tema es que desde que nosotros salimos podemos mostrar nuestros informes penitenciarios. En aquel momento I.S. era mi marido, pero tenemos una buena relación”.

En cuanto al desenvolvimiento laboral, en un primer momento la búsqueda estuvo paralizada por motivos de pandemia, pero días más tarde el hombre logró incorporarse a tal emprendimiento cordobés.

“El ingresa a trabajar en esta empresa hace un mes y medio. Le pidieron certificado de antecedentes y él dijo que no le iba a salir bien por el hecho de que había estado preso. Si bien no estuvimos presos por robo de máquinas viales o algo relacionado a la empresa, igual ese es un tema que no lo hablaron con él directamente. El punto acá es, ¿dónde queda la inclusión? Uno no va a salir a robar para vivir. Yo tengo cocheras y no vivía bajo un techo económico”.

“Le dijeron que lo despedían porque no hacía falta, pero lo habían tomado hace un mes y medio”.

“El punto es que la Constitución dice que las personas que hemos estado presas tenemos derecho a una inclusión laboral. Si tuvimos un error con la sociedad, ya lo pagamos”, reclamó.

Sigue leyendo

Lo más leído

Suscripción gratuita al Diario de Oliva