Julio Chiarini: “Es duro, pero sentí que era el momento de decir adiós”

Deportes 13 de noviembre de 2018 Por
El colega Juan Pablo Luna de la web de Instituto Atlético Central Córdoba dialogó con el ahora retirado arquero nacido en Oliva.
Chiarini

Julio reúne al grupo y le manifiesta que no va seguir jugando al fútbol. Sus compañeros lamentan su partida, al igual que el cuerpo técnico. Dario Franco lo expresó luego de la práctica: “El no se sentía completo y no hubo manera de convencerlo. Lo vamos a extrañar. Es un muchacho muy predispuesto al trabajo, muy tranquilo y una excelente persona. Realmente lo vamos a extrañar mucho”.

Franco Canever, otro soldado del 2011 – 2012 habló sobre Julio: “Estoy triste, pero es una cuestión personal. Si no se siente feliz entrando a la cancha solo hay que darle apoyo por dar todo por el grupo. Lo acompañamos y entendemos en este duro momento”.

Julio Chiarini llegó a Instituto en silencio, sin hacer ruido, desde Alumni de Villa María, pedía permiso para entrar al vestuario. En la era Bonetto como DT y en donde era suplente sufría los goles del ‘Chino’ Romero en la prácticas. Su presencia en los entrenamientos hizo que de a poco fuera considerado para lo que venía, en el próximo torneo. Y explotó en aquel equipo, al igual que hoy, dirigido por Franco.

Aquella temporada mágica y el pase a River Plate

Allá por el 2011, con River en la B Nacional, y Rosario Central, un torneo tremendo que lo vio brillar bajo los tres palos, con atajadas increíbles, y los goles de Paulo Dybala, en la ofensiva gloriosa. Un equipo que dio que hablar por su juego, que perdurará en la retina de los amantes del buen fútbol.

Pasaron los años, Julio formó parte del River Plate que ganó todo (Sudamericana, Libertadores, Recopa y Suruga Bank), temporadas en Sarmiento y Tigre y el retorno al club que lo catapultó, en el Centenario de la institución.

Pero el destino es así, un mal movimiento en cancha de Temperley, y el resurgir de una vieja lesión en la rodilla, jugar con una molestia ante Mitre y bajo la tormenta en Chacarita, el hielo y los anti inflamatorios no calmaron el dolor, y Julio tomó la decisión: “No tengo más nada para dar. Es hora de retirarse. Tengo un problema en la rodilla. Le doy paso a los más jóvenes. Es hora de pensar y hacer una nueva vida”, manifestó el arquero, con lágrimas en los ojos.

Sin dudas, el nombre Julio Chiarini queda en la historia de Instituto. Sus atajadas espectaculares y su gran carisma.

Santiago Daniel Montoya

periodista y redactor principal de El Diario de Oliva. Columnista de Política en FM Única 88.5. Conductor del programa televisivo Asunto Político de canal 3 de Oliva.

Te puede interesar