Un olivense condenado por distintos hechos de violencia hacia sus exparejas

Judiciales 27 de diciembre de 2018 Por
Fue condenado hoy y recuperó la libertad Ezequiel Arce, un vecino de la ciudad de Oliva, de 40 años, quien llegó acusado de distintos hechos de violencia, particularmente dos de sus exparejas y compañeros de trabajo de ellas, a quienes celaba, cronicaba el portal Villa María Ya.
condenado de Oliva
Arce compareciendo ante las autoridades judiciales (FOTO:Villa María Ya)

Fue condenado hoy y recuperó la libertad Ezequiel Arce, un vecino de la ciudad de Oliva, de 40 años, quien llegó acusado de distintos hechos de violencia, particularmente dos de sus exparejas y compañeros de trabajo de ellas, a quienes celaba, cronicaba el portal Villa María Ya.

Todo ocurrió entre agosto de 2016 y el 13 de enero de 2017, cuando fue detenido. En esa última oportunidad, además de agredir físicamente a una expareja le profirió amenazas de muerte. También llamó a Luis Sebastián Sánchez, un amigo de su pareja, a quien también amenazó de muerte.

En otra oportunidad golpeó a su expareja, también se lo acusó de haber golpeado a Franco Martínez, a quien le pegó una trompada luego de discutir. El quinto hecho del que se le acusó fue por desobediencia a la autoridad, al haberse acercado a una expareja, sabiendo que tenía orden de restricción. Cuando llegó la Policía se peleó con ellos.

Durante el desarrollo de la audiencia reconoció los hechos y se declaró culpable de amenaza, lesiones leves calificadas, daño y desobediencia a la autoridad. Llegó defendido por la abogada Paola Orellano quien acordó con el fiscal Francisco Márquez la realización de un juicio abreviado. Allí dijo ser adicto a la cocaína, aunque no consume desde que está detenido.

Tras su confesión la jueza Eve Flores dispuso darle una pena de tres años de prisión en suspenso por lo que quedó en libertad bajo algunas condiciones, entre las cuales se incluyen el terminar el secundario que dejó a la mitad, realizar tratamiento psicológico y psiquiátrico para poder manejar la ira.

Un hecho curioso ocurrió en el momento de dictar la sentencia ya que se cortó la luz en el edificio. El corte estaba programado ya que se está instalando una nueva fase eléctrica para evitar las habituales fallas. De este modo no se podía leer la sentencia que estaba en la computadora, pero como la jueza la acababa de redactar, le indicó verbalmente sus conclusiones.

Santiago Daniel Montoya

periodista y redactor principal de El Diario de Oliva. Columnista de Política en FM Única 88.5. Conductor del programa televisivo Asunto Político de canal 3 de Oliva.

Te puede interesar