Desde Cartez envían reclamos de productores a la Provincia por cedulones con aumentos de un 100%

Córdoba 11 de febrero de 2019 Por
Desde el matutino Puntal de Villa María se trasladaron los interrogantes sobre el costo impositivo al presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Gabriel de Raedemaeker, quien señaló que desde la entidad están remitiendo a la Provincia los cedulones o números de cuenta aportados por los productores para que sean analizados por las autoridades.
De Raedemaeker

No son pocos los productores que sostienen que los cedulones llegaron con un incremento del 100 por ciento a pesar de que el máximo estipulado por la Provincia es del 61 por ciento, número para nada pequeño en medio de los problemas económicos cotidianos.

Desde el matutino Puntal de Villa María se trasladaron los interrogantes sobre el costo impositivo al presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Gabriel de Raedemaeker, quien señaló que desde la entidad están remitiendo a la Provincia los cedulones o números de cuenta aportados por los productores para que sean analizados por las autoridades. Además, instó a que quienes se sientan perjudicados lleven la documentación a la sociedad rural más cercana, para que sean adjuntados y enviados para su estudio. Desde la Provincia recomendaron a los productores comparar los importes finales del cedulón del año anterior y el actual, sin tomar los descuentos otorgados, para hacer el cálculo de manera correcta.

“Nosotros sacamos un comunicado hace unos días manifestando nuestra preocupación por lo que a priori serían cifras mayores a las que había anunciado el gobierno. Después siguieron llegando cedulones, por lo que mantuvimos reuniones con el ministro de Agricultura Sergio Busso, que nos aseguró que no podía llegar ninguno con un aumento superior al 61 por ciento, que es el tope máximo que aprobó la Unicameral para superficies mayores a 201 hectáreas”, comenzó diciendo el dirigente agropecuario.

Agregó que ante los comentarios y reclamos que tenían en la entidad “nos dijeron que les hiciéramos llegar los cedulones y es lo que venimos haciendo. Ya entregamos cerca de 200, entre cedulones y números de cuenta, para que hagan el recálculo. Nos dicen que en la mayoría de los casos han encontrado que la diferencia está en que el productor compara lo que pagó el año pasado, con los descuentos que tenía, y lo que le llegó este año. Y lo que deben hacer es tomar el valor original de los dos cedulones y después aplicar los descuentos. Ahí se ajustarían los aumentos anunciados. Lo que pasa es que aparentemente quedó algo pendiente y se perdió el beneficio del 30 por ciento. Por eso el impacto sería mayor. Pero igualmente hay que ver cada uno en particular”.

De todas formas, si el cálculo está mal hecho el productor tiene dos opciones: realizar el pago e inmediatamente reclamar por la diferencia para que se acredite en la siguiente cuota o iniciar el trámite para solicitar el recálculo sin abonar antes.

“Nosotros desde las sociedades rurales recomendamos que nos hagan llegar los cedulones o números de cuentas, ya que los estamos mandando a través del Ministerio de Agricultura al de Finanzas, para que ellos den el veredicto. Me parece que es el camino más corto a seguir. Van a la rural de zona, llevan los datos y enseguida nos encargamos de hacerlos llegar a las autoridades”, expresó De Raedemaeker.

Vale la pena señalar que el primer vencimiento del citado impuesto es el 11 de febrero, por lo tanto los productores damnificados deben decidir rápidamente que hacer. De todas maneras, el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, resolvió posponer el pago de la cuota única del impuesto hasta el próximo 10 de mayo, para resolver los inconvenientes generados y así no perder los beneficios que otorga el pago anual.

Más allá del tema en cuestión, el titular de Cartez se quejó por la presión impositiva que tiene la producción desde todos los ámbitos.

“Es asfixiante, tanto a nivel nacional, provincial o municipal. Y no se trata solo de los impuestos sino también de la cantidad de registros que hay que llevar permanentemente. Es muy difícil estar al día en todo, con los cambios que se plantearon a nivel nacional, como la instrumentación del Sisa (Sistema de Información Simplificado Agrícola), que viene con problemas y retrasos. Son muy complicados todos los requerimientos”.

En ese aspecto, se le consultó al directivo si la administración nacional venía trabajando en la disminución de trámites, algo en lo que el presidente Macri se había comprometido en tiempos de campaña.

“Se unificaron algunos registros pero no disminuyó la cantidad de información requerida. De hacer presentaciones en forma permanente se pasó a algunas anuales. Y también habilitaron a las distintas reparticiones públicas para que compartan información, ya que antes el Senasa no le pasaba a la Afip, esta tampoco compartía con la provincia, y así con todas. Había que presentar 10 veces lo mismo. En eso se mejoró, pero la cantidad de cosas que exigen está igual. Incluso en ciertos casos se incrementaron, porque ahora hay que escanear escrituras y contratos de alquiler para dejar constancia de las declaraciones que uno hace”, subrayó el entrevistado.

Producción lechera

También el presidente de CARTEZ se refirió a la situación de la lechería, abordada días atrás en este medio por la directora de Producción de la Provincia, Liliana Allasia. De Raedemaeker coincidió con la funcionaria en que la coyuntura mejoró con respecto a mediados del año pasado, aunque aseguró que el presente continúa muy difícil para los productores.

“El futuro siempre se ve promisorio, de la mano de la exportación, aunque la foto sigue siendo complicada. Es cierto que hubo una mejora pero todavía está muy atrasado el valor de la leche frente al costo de producción. El productor tipo continúa en situación de quebranto y lo que más dificulta pasar el momento es la falta de financiamiento. Es imposible buscar apoyo financiero en bancos porque las tasas son prohibitivas”, indicó.

Además, expresó que por la caída en el volumen de producción al inicio del año, relacionado con las altas temperaturas, la competencia entre empresas lácteas para abastecerse del producto debería ser mayor.

“Tendría que haber más competencia, pero ocurre que las industrias están compartiendo cupos de compras; una con excedente se la pasa a otra con faltante, entonces no salen concretamente a competir con precios. Esa es una situación complicada porque habla casi de una cartelización. Se percibe que no existe una competencia perfecta, en el sentido de que haya alguna puja por la producción a través del precio, sino que los industriales están viendo cómo se acomodan entre ellos para pagar lo menos posible”, concluyó.

Santiago Daniel Montoya

periodista y redactor principal de El Diario de Oliva. Columnista de Política en FM Única 88.5. Conductor del programa televisivo Asunto Político de canal 3 de Oliva.

Te puede interesar