Condenan a un vecino de Pampayasta Sud por amenazas y resistencia a la autoridad

Judiciales 18 de febrero de 2019 Por
Un albañil domiciliado en Pampayasta Sud y un joven que trabajaba para la Municipalidad de Villa María fueron condenados ayer en los Tribunales de Villa Maria.
Tribunales de Villa María

Un albañil domiciliado en Pampayasta Sud y un joven que trabajaba para la Municipalidad de Villa María fueron condenados ayer en los Tribunales de dicha ciudad, en sendos juicios de trámite abreviado presididos por la camarista Eve Flores de Aiuto, cronicaba en su edición del sábado El Diario de Villa María.

Se trata de Carlos Damián Maldonado (37) y de Cristian Jesús Castellano (25), dos convictos reincidentes que se declararon culpables de los delitos que se les atribuían y por los que habían sido detenidos el 12 de agosto y el 22 de mayo del año pasado, respectivamente.

Maldonado fue hallado autor responsable de “amenazas reiteradas” (dos hechos) y “resistencia a la autoridad” y recibió una pena de un año de prisión de cumplimiento efectivo, mientras que a Castellano, alias “Motito”, se le impuso una sanción de ocho meses y 23 días (el tiempo que llevaba entre rejas, por lo que se le dio por compurgada la condena) y recuperó la libertad ni bien concluyó la audiencia.

Ambos procesos orales y públicos contaron con los mismos actores judiciales: además de la magistrada, intervinieron el fiscal Correccional, Horacio Vázquez; la defensora oficial Silvina Muñoz y la secretaria Gabriela Sanz.

 

Un tipo violento

La pena más alta recayó en Maldonado, un trabajador de la construcción nacido en la ciudad de Río Tercero el 1 de julio de 1981, quien protagonizó dos hechos de violencia en la localidad de Pampayasta, donde estaba radicado junto a su pareja, Teresa Isabel Gómez.

El 24 de abril del año pasado amenazó de muerte a Pedro Ramón Pereyra, exnovio de su concubina, al encontrarlo circunstancialmente en una chacharita ubicada sobre la ruta provincial 2, donde se encontraba trabajando.

“A vos che, hijo de puta, te voy a cagar matando”, le advirtió a viva voz a Pereyra cuando éste concurrió al negocio para llevar una botellas.

En tanto, en horas de la noche del 12 de agosto, en momentos que discutía acaloradamente con Gómez en la puerta de la casa donde convivían, llegó al lugar una comisión policial conformada por la cabo Fátima Canelo y el cabo primero José María Degiorge, quienes habían sido alertados por vecinos.

Cuando los uniformados quisieron intervenir, Maldonado se resistió tenazmente al arresto (incluso le lanzó dos golpes a la funcionaria, aunque sin alcanzarla) y cuando era trasladado al Destacamento los amenazó, diciéndoles. “Hijos de puta, ustedes a mí no me van a tocar; los voy a cagar matando, no me conocen”.

En la víspera, el iracundo albañil confesó ambos hechos y posibilitó que el juicio se abreviara. Previamente, el fiscal y la defensora habían acordado solicitar una pena de un año, con declaración de reincidencia, por lo que deberá cumplir íntegramente la sanción aplicada por Flores.

Con respecto al antecedente penal que registra, cabe señalar que Maldonado fue juzgado y condenado por primera vez el 19 de noviembre de 2009, oportunidad en que la Cámara del Crimen de Río Tercero le impuso una pena de cinco años y cuatro meses de prisión por hechos de “homicidio en grado de tentativa” y “resistencia a la autoridad”.

Una noche de enero de ese mismo año, en pleno centro de aquella ciudad y durante una pelea callejera, apuñaló a Adolfo Garatti, quien sufrió serias lesiones, aunque salvó su vida por milagro.

Santiago Daniel Montoya

periodista y redactor principal de El Diario de Oliva. Columnista de Política en FM Única 88.5. Conductor del programa televisivo Asunto Político de canal 3 de Oliva.

Te puede interesar