Dos olivenses condenados por hurto, amenazas y lesiones leves

Judiciales 05 de julio de 2019 Por
Mientras Cristian Adrián Guillén, de 24 años recibió la pena de un año de prisión, Ariel Eduardo fue sentenciado a 6 meses. A ambos se les unificó la pena con lo que debían de otras anteriores.
olivenses condenados
Los dos ciudadanos de Oliva condenados en Tribunales de Villa acompañados por su abogado defensor, Manuel Toledo (FOTO: Gentileza Villa María Ya).

En la Cámara del Crimen, en el quinto piso de Tribunales, Cristian Adrián Guillén (24) fue condenado a un año de prisión —que se le unificó en un año y tres meses por una sentencia anterior—, por ser hallado culpable de lesiones leves, hurto y amenazas. En tanto, su hermano, Ariel Eduardo Guillén (25) recibió la pena de 6 meses —que se le anexó en un total de dos años y tres meses— por ser el autor de amenazas y hurto, cronicaba en su edición de hoy el matutino Puntal de Villa María.

De acuerdo con la pieza acusatoria, que fue leída por la secretaria Gabriela Sanz, el primero de los hechos ocurrió en Oliva el 10 de diciembre del 2017, aproximadamente a la una y media de la tarde. Según se conoció, Cristian fue al domicilio de su exconcubina, ubicado en Buenos Aires al 900, y le dijo que quería llevarse a su hija. La mujer le respondió que no se la daría y, en esas circunstancias, el hombre le dio un golpe de puño en la cabeza. A raíz de la lesión, la damnificada necesitó de cinco días de curación.

 

El segundo episodio se desarrolló inmediatamente después: salió de la vivienda, tomó la bicicleta de su expareja y se fugó.

 

Por otra parte, el tercer acontecimiento sucedió el 16 de abril del año pasado, alrededor de las cuatro de la tarde. El acusado se dirigió, en una motocicleta Garelli azul de 50 cc, a un jardín de infantes, que se encuentra localizado en calle Mariano Moreno, entre bulevar Rodolfo Moyano y Chubut, y esperó que apareciera la mujer, que se disponía a retirar a la pequeña. Al salir, la abordó y le pidió que le entregue a la niña. La víctima, nuevamente, se negó y Cristian la amenazó. En ese marco, además, el imputado violó una orden de restricción que le impedía no sólo acercarse a su expareja sino que también le prohibía mantener cualquier tipo de contacto, y que había sido dictada el 11 de diciembre del 2017 por el Juzgado de Familia de Oliva.

 

El penúltimo hecho fue protagonizado por Ariel y su concubina, el primero de agosto del 2018 a la una de la tarde. Ambos fueron al domicilio de una vecina, en Hipólito Yrigoyen al 900. Golpearon la puerta y la mujer los atendió. En ese momento, la insultaron y amenazaron.

 

El último suceso ocurrió el cinco de agosto, también del año pasado, en horas del mediodía. Los hermanos Cristian y Ariel caminaban por Hipólito Yrigoyen cuando decidieron detenerse en donde se encontraba estacionado un auto Volkswagen Suran. De común acuerdo, mientras Ariel continuó caminando hacia una pollería, Cristian se aproximó al vehículo y, sin ejercer fuerza, abrió la puerta del conductor y se apoderó de una cartera que tenía en su interior, entre otras cosas, documentación, fotografías, unos anteojos con el estuche respectivo, un celular, un pendrive, un llavero, tres anillos, una billetera, cosméticos y una memoria correspondiente a una cámara fotográfica.

 

Una vez con los elementos en su poder, fue al domicilio de su hermano. Ingresó y, minutos después, llegó Ariel y lo alertó: había sido visto. Así, Cristian se retiró velozmente en una moto Zanella blanca de 110 cc, con algunos de los objetos sustraídos. Luego, al parecer, Cristian habría regresado a la morada, donde lo esperaba su hermano. Sin embargo, se habría ido otra vez. Aproximadamente a las seis de la tarde, personal policial arribó a esa casa y secuestró parte de lo que había sido robado. Por otro lado, al frente de la escuela Domingo Faustino Sarmiento, los funcionarios policiales hallaron otros elementos.

 

Una vez que se finalizó con la lectura del requerimiento, el juez Félix Martínez le tomó los datos personales a los hombres. Cristian, alias "Chucky", contó que tiene cuatro hijos y que registra dos antecedentes: una condena de 3 años por robo y una de 2 años por desobediencia a la autoridad. Por su parte Ariel, conocido como "Oreon", dijo que nació en Córdoba, que es padre de tres niños y que posee, como antecedente, una sentencia por comercialización de estupefacientes. Ambos, al ser el juicio abreviado, se hicieron responsables de la acusación.

Seguidamente, es preciso mencionar que las víctimas de los hechos declararon en el recinto. La primera en hacerlo fue la que sufrió el hurto. "¿Quién me paga los gastos?", se preguntó. En otra instancia, la expareja de Cristian, que fue quien fue víctima de los episodios de violencia de género, dijo: “Las peleas entre nosotros terminaron haciendo sufrir a las chicas, porque extrañan al padre”.

 

Como sucede habitualmente, al momento de alegar, el primero en hacerlo fue el fiscal Francisco Márquez. Posteriormente, tuvo la palabra el abogado defensor, Manuel Toledo. Por último, y tras un cuarto intermedio, el magistrado dictó la resolución señalada al inicio.

Santiago Daniel Montoya

periodista y redactor principal de El Diario de Oliva. Columnista de Política en FM Única 88.5. Conductor del programa televisivo Asunto Político de canal 3 de Oliva.

Te puede interesar