Gabriel de Raedemaeker sobre las retenciones: “se faltó a la palabra que nos habían dado”

Oliva 05 de septiembre de 2018 Por
El presidente de Cartez, oriundo de Oliva, remarcó que “se faltó a la palabra que nos habían dado”, y reiteró que entre esta semana y la próxima definirán si habrá medidas de protesta concretas
Gabriel-de-Raedemaeker

a sensación no es de desánimo sino de decepción ante la falta de cumplimiento de la palabra comprometida.

Así lo hacen saber los referentes del agro, que confiaban en las palabras de los funcionarios del Gobierno Nacional e incluso del presidente sobre no regresar al esquema del cobro de derechos de exportación -las tantas veces criticadas retenciones-, pero que la crisis económica y financiera hizo retomar.

En este contexto, el agro tiene que pensar en seguir produciendo, ahora con márgenes más acotados y con una realidad económica que también agobia, porque la escalada del dólar sube costos internos, mientras que las exportaciones ahora no representan las mismas ganancias que hace apenas tres días.

Así lo reconoce el presidente de Cartez, Gabriel de Raedemaeker, quien habló del descontento del agro y la necesidad que tienen de retomar un camino con reglas claras para seguir trabajando.

“Incertidumbre total”

“Ya lo masticamos al anuncio e incluso lo estamos tratando de digerir. Obviamente que es algo que nos ha caído pésimamente mal, máxime porque el propio Presidente había asumido el compromiso de no volver a las retenciones”, reconoció el presidente de Cartez, quien adelantó que la entidad tendrá reunión de comisión directiva esta semana, mientras que la próxima será turno de CRA a nivel nacional. Seguramente de esos encuentros saldrá la definición sobre si habrá medidas de protesta o no, contra el Gobierno Nacional.

“El discurso de la vicepresidenta en la Rural de Palermo había sido categórico, y más allá de comprender la gravedad de la situación, no podemos dejar de manifestar el enojo que hay, porque no es que haya retenciones buenas para un gobierno y malas para otro. Las retenciones son un horror, que desincentiva las inversiones y genera un flujo de divisas que salen del interior y no sabemos adónde van” manifestó Gabriel de Raedemaeker, quien insistió diciendo que “nunca las retenciones han sacado a gente de la pobreza”.

En cuanto al impacto sectorial, el dirigente ruralista explicó que en el caso de la lechería, puede beneficiarlo en costos importantes como es el de la alimentación de los animales, pero a su vez la retención sobre la exportación de lácteos terminará por frenar el precio para las industrias, y habrá que ver si esto termina impactando sobre los valores que se pagan al tambero.

“Al desaparecer el marco de certidumbre, lo que se termina por hacer es desincentivar la producción y la inversión”, recalcó De Raedemaker.

Al referirse a lo que pasará hacia adelante, señaló que ya en la muestra rural realizada en Río Cuarto mencionaron la necesidad de lograr un “acuerdo político marco, nacional, que le devuelva la credibilidad a nuestro país” señaló al diario Puntal de Villa María.

“Hoy se está faltando la palabra desde el propio Presidente, que ha hecho un mal diagnóstico o no ha podido sostener lo que estaba convencido que había que hacer. Entonces ahora -creo yo- lo que habría que lograr es un acuerdo marco en donde se comprometan algunas definiciones mínimas a cumplir, independientemente del contexto y de quién esté en el poder. Sino es un cambio de reglas de juego permanente”, reflexionó el dirigente ruralista. 

“Hay un sector político que tiene una seriedad como para poder llevar a cabo un acuerdo de este tipo”, insistió el dirigente oriundo de Oliva, que pidió que las figuras políticas del país “acuerden medidas y políticas básicas a implementarse en el país, independientemente de quien esté en Gobierno”. 

Contexto complejo

El dirigente ruralista dio cuenta que por estos días están reuniéndose para negociar las nuevas tarifas del transporte de granos y reconoció que la coyuntura pone más complejidad en la negociación, ya que incluso hay costos que se vuelven inmanejables, fundamentalmente porque no hay certezas en cuanto a los precios.

“En estas circunstancias nosotros somos dadores de cargas y hoy no tenemos certezas de cuál es el valor del producto que vamos a entregar y los transportistas nos comentan por ejemplo que están cargando combustible a remito abierto, o sea que le cargan por litros pero no le ponen el precio. Entonces se hace imposible hacer una ecuación de costos porque no sabe siquiera el precio que vas a tener que pagar por lo que estás cargando”, reflexionó el presidente de Cartez.

“El ánimo del productor no es especulativo sino de autodefensa. El que tiene el grano lo guarda como moneda de cambio para cubrir gastos. El productor no vende sus granos para comprar dólares y sacarlos del país, sino todo lo contrario”, formuló el dirigente de Cartez, quien también se refirió al ánimo de reclamo por parte de los productores.

“El ánimo está muy dividido en cuánto salir a reclamar a las rutas. No hay que olvidarse que hay muchos productores porcinos, lecheros, algodoneros y distintas producciones que están realmente muy complicados”, sostuvo Gabriel de Raedemaeker, quien igualmente aclaró que todo este tipo de medidas serán analizadas en las próximas semanas, también teniendo en cuenta si de alguna manera la economía se reencauza o si siguen los problemas.

Santiago Daniel Montoya

periodista y redactor principal de El Diario de Oliva. Columnista de Política en FM Única 88.5. Conductor del programa televisivo Asunto Político de canal 3 de Oliva.

Te puede interesar